domingo, 15 de octubre de 2017

888. ACABAR CON EL PROBLEMA CATALÁN




A estas alturas de la historia ya no se me ocurre otra forma de acabar con el así llamado "problema catalán" que dejarlo aparcado indefinidamente sin prestarle la más mínima atención. Llevarlo si acaso a las páginas de sucesos o las de espectáculos de masas, esas que están en las últimas páginas del periódico. Sacarlo de la portada. Saltar por encima de las páginas de noticias nacionales y hasta pasar de los interesantes artículos que, sin lugar a dudas, cada día se escriben sobre la cuestión. Ya está todo dicho. Lo de Cataluña es una enfermedad sin remedio. Y las componendas de los dos grandes partidos españoles con los nacionalistas no se acabarán hasta que la Constitución del 78 cambie de arriba abajo. Todas y cada una de las épocas de la larga historia de España parecen haber tenido una especie de maleficio, y el de nuestra época ha sido este. Pero afortunadamente, y para salir adelante, a finales del siglo pasado dimos un gran paso en la historia: pusimos un pie en Europa. No en la Europa de las naciones y sus horribles guerras del siglo XX, sino en la del futuro, en la de los Estados Unidos de Europa. Que una parte de España tire de la historia hacia atrás causa una gran desazón, pero no podemos vivir rascándonos todo el rato los picores que nos inflige esta gente con la boina. Ya vale, hombre. Hay que dejar de hablar de Cataluña y hablar de Europa. Y si cabe hablar de política, si la política ha de asomarse a la portada del día, solo ha de ser para seguir pensando en los Estados Unidos de Europa. Ese es el único tema que importa. Y esa es seguramente la mejor manera de superar los maleficios históricos de España. La única forma de recuperar un poco de salud social y de cordura política. Si hay que reformar la Constitución del 78, hagámoslo pensando en Europa, o mismamente, que nos la redacte Europa. Y si lo hacemos nosotros, pensemos cuando menos en una Constitución que sea un modelo para Europa. 

viernes, 13 de octubre de 2017

887. ADIÓS KILIAN JORNET



La plaza numero 13 de HÉROES SPYPNIC ha quedado vacante. Hasta ahora la venía ocupando el corredor de montaña Kilian Jornet. Pero el gesto de votar en un referéndum anticonstitucional robando al resto de españoles el legítimo derecho a decidir sobre sus fronteras y poniendo en peligro la convivencia de este país, no es inocente en modo alguno. Y no es inocente porque por mucho que vaya disfrazado de claveles, urnas y apariencia democrática, no es un gesto personal y va con foto y difusión pública de una persona (un ex héroe) que había inspirado muchas cosas buenas. Es muy triste decir de algunos héroes que sucumbieron por sus pies de barro. Pero más triste quizás es que se hundan por el cerebro ahuecado por una machacona publicidad política. Mis zapatillas Salomon o mi reloj Suunto aún me recordarán durante un tiempo que los inspiró un héroe caído. Adiós Kilian. Fue un placer seguir tus proezas. De todos modos, y por si no lo sabes, la mayor de las proezas es pedir perdón. Aunque la plaza nº 13 de Héroes SPYP quedará vacante, no la ocuparé con nadie. Por si acaso vuelves. O porque los héroes, también caen.


miércoles, 11 de octubre de 2017

886. ¡RAJOY, DIMISIÓN!



Un blog es un lugar para pensar y argumentar, y rara vez me habrán visto a mí metiéndome en la harina de los eslóganes, consignas o mensaje breves. Pero después de la reacción del Presidente del Gobierno de España ante la comedia protagonizada ayer por el Presidente de la Generalidad Catalana, en que se le hace un requerimiento para pedir que les aclare si ha hecho el DUI o si no, sólo cabe decir un par de palabras que, que en línea del discurso del Rey, la manifestación del domingo 8 de octubre y la salida de empresas de Cataluña, debería convertirse en un clamor nacional: ¡Rajoy, dimisión!

miércoles, 16 de agosto de 2017

885. BARES-CON-TELEVISION-FOBIA



Por fin se han dado cuenta de que los turistas son (somos) gentuza maleducada e impresentable y han decidido darles (darnos) caña -el que no sea turista que lance la primera piedra. La campaña ha prendido entre borrokas autonómicos varios por lo que el público en general se ha llevado el dedo índice al lateral de la frente haciendo semigiros. Al verano del 2017 le quedan ya pocos telediarios y es más que probable que pase a la historia por la invención de la turismofobia y el Despacito.


Hay que ponerse a pensar ya en el verano del 2018, o.... mejor, en el otoño del 17 porque..., por qué íbamos a esperar todo el invierno para inventar una nueva fobia.

Yo tengo pensadas dos, y me gustaría registrarlas en alguna casa de patentes por si pudieran darme algún dividendo: los bares con televisión y los vídeos de negritos y latinos rapeando entre carne femenina en movimiento.

Bar en el que esté una televisión encendida (ya no digamos tres), sea con fútbol, tertulias matinales, telediarios o videoclips de esos, portazo y pintada. O pitada. O directamente, no entrar.

Mi problema es que no consigo dar con una palabra breve y contundente para lanzar la campaña de estas dos fobias. Al que lo consiga le doy la mitad de mi patente.


PS: Ah, otra idea a considerar: que alguien cree, por favor, una guía o web nacional de bares sin televisión 

PS/2: Y si ya son sin música ambiental.... wauuuu, wauuuu, requetewauuuuu.

jueves, 4 de mayo de 2017

884. ATRAVESÉ LAS BARDENAS



Hace unos años estuve en las Bardenas Reales pero no las atravesé. Fue en una mañana en que regresábamos de Zaragoza y no tuvimos tiempo más que de asomarnos un poco para hacer alguna foto al famoso castildetierrra. Durante mucho tiempo tuve la idea de acercarme con la XT a recorrerlas de lado a lado pero fui dejando el proyecto y al final he vendido la moto antes de ir para allá. Para este año tenía proyectado atravesarlas en bici (y aún sigue en pie el proyecto) pero mira por donde que se me ha adelantado la literatura, y el pasado mes de abril, con la tinta aún fresca, vi en la librería que el ínclito Gil Bera acababa de fantasear mi travesía con una novelita.


La compré con curiosidad y la leí de un tirón. Como novela da para poco más de una tarde. Sobre todo si ya conoces bien al escribidor que está detrás. La narración es un conjunto de brochazos gruesos que van del esperpento a la delicadeza, pasando por la erudición antigua (lo de ponerse al hijo sobre las rodillas tan de GB) o la sugerencia/bromita del nombre del ingeniero. Quien no conozca a Eduardo puede quizás leerla con gusto pero una novela así no vale ya lo que piden la editorial y el librero por ella. Si la queréis leer os la regalo. Y ni aún así me salen las cuentas del dispendio. Yo la ignoraría con gusto y me olvidaría del malgasto si no fuera porque me ha vuelto a levantar la liebre no sólo de un territorio que me tiene fascinado (las Bardenas), sino de un tema de arquitectura, urbanismo y política autárquica que está injustamente olvidado: las creaciones del Instituto Nacional de Colonización y del Servicio Nacional de Regiones Devastadas.



Vi hace unos días que mi compañero de pupitre el profesor de urbanismo José Luis Oyón tiene un pdf por la red que imagino será de algún estudio académico como los que se hacen para las universidades. Si me animo, igual lo abro algún día.

Para abrir boca, el otro día viniendo de Madrid preferí parar en Gajanejos a dar un paseo y hacer algunas fotos.





Seguro que estáis de acuerdo en que ya he expíado el malgasto. Y no digamos si continúo con el tema. Igual hasta me animo a volver a regalar buen vino a Gil Bera en concepto de agradecimiento.

Entre Gajanejos y Medinaceli mi copiloto me fue informando de que la memez que más ha removido últimamente el tema de los poblados de colonización y regiones devastadas ha sido un documental hecho por un alemán y una española afincados en Berlín espoleados por el escándalo que les había producido que uno de esos pueblos aún tuviera la coletilla del viejo título que se había dado el general gallego. De esas cosas se escandalizan en Uropa. Se llama LOS COLONOS DEL CAUDILLO y como no está de gratis en la red, tampoco lo pienso buscar, porque por las noticias de la prensa parece que apesta a ese tipo de progrez tan empeñada en resucitar la figura del Generalísimo a ver si por fin le matan y le ganan la guerra.

Viendo que todo puede ser peor, consuela que Gil Bera no juegue a eso, aunque seguro que habrá lectores (víctimas de la LOGSE) que en la dolorosa vida de Torrentera seguirán viendo, no las cruentas e inmemoriales desventuras de la vida, sino las orejas de nuestro dictador (que también fueron desventura pero ni comparación).

(Puestos a contar desventuras otro día os cuento los brochazos de Ramón Andrés sobre el tema del CUERPO en su PENSAR Y NO CAER, también en Acantilado. Pero otro día).

martes, 18 de abril de 2017

883. EL RUMOR DE LA MONTAÑA - 1954 - YASUNARI KAWABATA



Tal y como me temía, en el fervor que los occidentales suelen mostrar hacia "lo japonés" hay sobre todo mucho de snobismo. Saber algo de una cultura tan lejana te convierte de facto en alguien "interesante" y si es para cantar sus excelencias, en un descubridor de lo ignoto. He buscado sin fortuna a algún crítico occidental que pusiera en su sitio (o que pusiera a caldo) la literatura japonesa, pero por lo visto no ha nacido aún. Según parece no hay más que incensarios. Yo no soy crítico de literatura (de hecho aborrrezco la escritura que pretende llamarse literaria) y no estoy capacitado para desmontar a todo un Nobel de Literatura, pero si hace unos cuantos años a los escritores americanos del dirty realism se les ponía de chupa dómine por la simpleza de su prosa, lo menos que se podría decir del fraseo de Yasunari Kawabata es que podría ser de un alumno de bachillerato.


Con los cánones occidentales en la mano, es decir, con la forma de leer o de escribir que se fraguó en la novela europea del XIX, EL RUMOR DE LA MONTAÑA no pasaría de la primera criba en cualquier premio literario de provincias. Por si el lector no quiere cansarse en buscar la razón de su título, lo tiene en una ensoñación del capítulo primero. Más allá de la página 10 la novela no tiene nada que ver con los rumores de las montañas (si es que alguien pudiera buscar una cosa así) sino con una pintura más o menos estilizada de la vida de una familia japonesa de los años cincuenta del siglo XX en la que el protagonista es el cabeza de familia, es decir, un hombre de sesenta y dos años que empieza a obsesionarse con el tema de la vejez.

Los miedos, los sueños, las preocupaciones o los desvaríos de un sesentón no deja de ser un tema de cierto interés universal, pero la forma en que se desarrollan los acontecimientos que muestran las dudas y movimientos del protagonista a lo largo de todo un año no tienen otro nivel que el de una pintura costumbrista local. Frases cortas, diálogos de besugos y excursus tan gratuitos que en no pocas ocasiones a los occidentales nos podría dar por pensar en toques de subrealismo.

Ciertamente la lejanía es algo de por sí bastante subrealista. Sería una verdadera sorpresa que en el lejano oriente la gente tuviera patrones de conducta o de expresión semejantes a los que nos hemos ido dando en occidente, pero también es cierto que en los últimos sesenta años el mundo se ha hecho tan chiquito que cualquier mindundi viaja hoy en día a Japón por cuatro perras para darse el pote de ser un experto en culturas exóticas.

A comienzos de año me dio la fiebre japonesa y me leí tres cosas seguidas de Junichiro Tanizaki por aquello de que (dos de ellas) prometían cierta dosis de erotismo (o sexo): La llave y Cuentos de amor. De ninguna de ellas hice reseña porque como eran las primeras cosas que leía de literatura japonesa me dejaron más frío que el mismo invierno. La otra cosa que leí de Tanizaki es el sobrevalorado Elogio de la sombra, un ensayo algo naif sobre arquitectura tradicional japonesa del que algo tendré que decir cuando aborde un mínimo acercamiento a ese tema en mi viejo diario LHD de arquitectura.


Puestos a curiosear en las profundidades de los grandes escritores de Japón (o sea, en la expresión del alma japonesa), más me interesaría quizás leer las cartas entre Kawabata y Yukio Mishima, aunque mucho me temo que a menos que me encuentre con algo que me sorprenda muy favorablemente, voy a ir contando mis descubrimientos por desengaños.

martes, 14 de marzo de 2017

882. PULSE OF EUROPE



No me gusta el nombre ni me parece que las manifestaciones por la calle sean la mejor manera de defender la idea de la Unidad Europea, pero en todo lo demás me parece maravillosa la iniciativa de este puñado de alemanes de Frankfurt que se va extendiendo rápidamente por Europa (en España ya vamos un poco atrasados...), y digna de todo mi apoyo.

Como se puede ver por la web que han abierto para unirse a la causa, el nacimiento de PulseofEuropa parece ser más coyuntural que otra cosa: entre la torpeza de los burócratas de Bruselas y las tendencias populistas de los viejos nacionalismos parece que la gran construcción Europea amenaza con venirse abajo, y con ello, la paz social y las muchas otras alegrías que nos ha deparado Europa en los últimos cuarenta años. No sé cuánto de sentimiento, cuánto de razón, de orgullo histórico, o cuánto de miedo en que todo se derrumbe no habrá en este rebrote de europeísmo, pero lo que está claro es que se trata de un posicionamiento positivo y que los mensajes de esta gente rebosan de un optimismo y un buen humor con el que me siento mucho más identificado que con cualquier otro proyecto político de los que se ofrecen por ahí.

En vez de juntar a unos cientos o a unos miles de personas detrás de una pancarta, yo les propondría empezar por utilizar las redes para saber cuántos europeístas podemos ser ahora en Europa y cuánto podríamos influir desde una plataforma como ésta en los partidos políticos ya organizados para obligarles claramente a definirse en un sentido u otro: o por la amplitud de miras y la lealtad a Europa, o por el patio de mi casa nacional.

Infectados como estamos en España por la deriva nacionalista de las autonomías, nada más saludable para nosotros que mirar a Europa y poner nuestro horizonte lejos de nuestro ombligo.

O dicho más claro pero no más alto: que el sPyP es europeista, leñe, y que lo primero que he hecho ha sido enviar un mensaje de apoyo a la causa. Ahora bien..., lo de empezar por pedir/dar dinero es ya otro cantar. Y no porque no me quiera rascar el bolsillo para poner 10€ a la causa (que yo soy de bolsillo flojo) sino porque las grandes ideas, los proyectos más universales, me da que no pueden salir de crowfundings.

Seguiremos informando. 

jueves, 9 de marzo de 2017

881. BETTY DODSON



Cuando hace unas semanas encontré a BETTY DODSON en las páginas del libro de Gay Talese recordé que en su día me compré un libro suyo que... no había acabado de leer. Con el hambre de sexo, la ganas de saber y la recién inaugurada libertad en España, comprábamos todo lo que se publicaba sobre sexo aunque muchas veces la mayoría de los libros se quedaban en la estantería a medio leer. SEXO PARA UNO, publicado en 1987 y traducido y editado en España en 1989 con una portada un tanto subrealista arrancaba con un tema original, la reivindicación de la masturbación en todas las épocas de la vida,  aunque luego caía en los tópicos de todo manual de autoayuda y... volvía al silencio de la estantería.


Cierto que el texto estaba salpimentado con las interesantes confesiones autobiográficas de la autora, pero al no saber de la importancia del personaje lo leías más pensando en ti mismo y lo acababas dejando. Otra cosa es leerlo a sabiendas de la importancia de Betty en la historia de la revolución sexual. Cada retazo de su vida personal vale mucho más que sus consejos, y aunque yo no soy de celebrar ningún día mundial de la mujer trabajadora ni mandangas por el estilo, ayer 8 de marzo le hice un buen homenaje a Betty buscándolo por entre las cajas de libros descatalogados de mi biblioteca y leyéndomelo de un tirón.


Según la wikipedia, Betty tiene ahora 87 años y sigue dando la matraca con el tema de su vida. He buscado por internet a ver si por casualidad se había interesado por el sexo más allá de los sesenta, pero me da que la revolución sexual se ha parado justo al llegar a este límite. Todo lo que se le ocurre decir a los psicopedagogos es que sí, que hay sexo más allá de los sesenta, como si con ello descubrieran América (!). El problema, hombres de dios, es contar qué tipo de sexo. Con qué sentido, con qué aspiraciones o con qué límites. Con el cuerpo que a uno se le va quedando, las referencias del sexo juvenil o del sexo adulto no sirven para nada, por no hablar de la seducción y el resto de concomitancias con el amor.

Seguramente, uno de los mejores momentos del libro en esta mi segunda relectura ha sido cuando Betty cuenta que tuvo el valor de preguntar a su madre, viuda, de sesenta y nueve años, y con quien apenas había hablado nunca de sexo, si aún se masturbaba.... El otro momento que yo destacaría ahora es la carta de un hombre de noventa y un años que le cuenta a Betty, porque seguro que ella le va a entender, la historia de una correspondencia de fantasías compartidas con  una mujer de treinta y cinco años a la que nunca llegó a conocer. (Pruebas una vez más de que los libros los hacemos los lectores y no los autores).

Si os animáis a leerlo, seguro que cada cual encontrará alguna historia interesante para sí mismo, aunque mi consejo es hacerlo como acercamiento, conocimiento y homenaje a Betty Dodson. Una mujer grande donde las haya. Por si está descatalogado o no lo encontráis en las librerías, este buen colega da un enlace para bajarlo como pdf. Luego siempre se le puede mandar a Betty un saludo por paypal si es tiene abierta una cuenta o lo pudiera necesitar.

miércoles, 8 de marzo de 2017

880. JACINTO ANTÓN, periodista



Ya es difícil que me caiga bien un periodista, y más escribiendo en EL PAIS, pero vivimos para superar las dificultades y hoy puede ser un gran día.


El caso es que he ido a tomar café, y echando un vistazo al campo enemigo he encontrado este artículo del tal Jacinto Antón sobre el MARISCAL PAULUS, un militar bastante cretino al que no conocía, pero que ya nunca olvidaré gracias al genial retrato del tal Antón. He vuelto a casa y me he interesado por el tal Antón, que no el Paulus, y mira por dónde que también fue militar (como yo, jajajaja) y que estuvo en el mero centro del golpe del 23F.




Aparte de finca de Cebrián, El País es también un medio digital con cierto orden, donde puede uno leerse los artículos de Jacinto Antón sin mancharse las botas de barro (ni tener que tomar café). Link aquí. No todas sus temáticas me interesan pero su tono es siempre de lo más simpático. Qué bonito el de Siberia o qué divertido el del madrugón ornitológico, aunque seguramente el artículo más clarificador sobre el personaje Antón quizás sea el obituario que le dedicó a su profesor IVAN TUBAU.

Ya jode encontrar entre los periodistas a un héroe o un amigo. Pero cosas más difíciles ha hecho el SPYP.

---------------------------------

Andaaaa, mira por dónde que rascando otro poco por la red me encuentro a Jacinto Antón presentando el libro de María Belmonte (...un libro, dicho sea de paso, que leí tan lentamente e indagando detenidamente imágenes de cada uno de sus personajes, que acabé por no hacer elogio ni reseña aquí / ya lo siento María...). 



Por si no recordáis quién es María Belmonte, os dejo un par de enlaces aquí de las subidas que hicimos con ella al Bisaurín y al Moncayo.

domingo, 5 de marzo de 2017

879. GUERRA AL INGLÉS





Nada de ridículo (malos, que sois unos malos periodistas). Lo de Zapatero es la más conseguida expresión de nuestra guerra con el inglés. Como lo fueron en su momento Garci, o Ana Botella o cualquier actorzucho de los que van a la gala de los Oscar. Nuestra guerra con el inglés o nuestra guerra al inglés. Después de lo del Brexit yo pensé que por fin íbamos a tomarnos en serio el francés o el alemán, grandes países de Europa con Italia y España, y abandonar nuestra obsesión por aprender el inglés, pero Zapatero es mucho más sutil que todo eso. El ex presidente lo hace mal adrede para herir al inglés donde más le duele. En su pronunciación. Es todo un estratega. Un genio. Cabe investigar si es un ardid tramado con su colega Maduro. Ya investigaremos si eso.

Mira que se hacen chistes en este país al cabo de una semana... Pues no me había reído tanto como con este vídeo... ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja...


sábado, 11 de febrero de 2017

878. EN LA FORTALEZA DE INGOLSTADT



No he conseguido averiguar en qué "fortaleza" de Ingolstadt se encontraron como prisioneros de la Primera Guerra Mundial el teniente ruso Mijail Tujachevski y el ya capitán francés Charles de Gaulle, dos jóvenes militares que intuyeron (como el teniente Jünger) que la industrialización iba a cambiar el formato de las guerras. Las defensas militares de la ciudad de Ingolstadt fueron tradicionalmente tan sólidas que fue la propia ciudad la que durante mucho tiempo recibió el nombre de "fortaleza". En mi primera visita a Ingolstad me quedé admirado de las tres construcciones militares que Leo Von Klenze construyó en la margen derecha del Danubio en 1828. Una abierta, en semicírculo, la que muestro arriba, y otras dos cerradas que flanquean a la primera.


Cualquiera de las tres, especialmente las dos que tienen un patio interior, pudieron muy bien haber sido habilitadas como prisión militar, pero es muy posible que no fuera ninguna de ellas y que la imaginación nos juegue la mala pasada de poner su potente arquitectura al servicio de aquel fortuito encuentro.



La gloria de Mijail Tujachevski fue inmediata a su liberación pues su genio militar fue clave en muchas e importantes batallas del Ejército Rojo (o bolchevique) contra los Ejércitos Blancos (o anticomunistas) en la durísima guerra civil rusa que siguió a la Primera Guerra Mundial. Claro que, el cruel destino final de Tujachevski no fue la gloria sino la detención, tortura y ejecución que le hicieron Stalin y los suyos en la "gran purga" de 1937 y 38. No llegó a ver por tanto ese tipo de guerra de ataques relámpagos ("blitzkrieg") con el que los alemanes saltaron las defensas francesas de la línea Maginot como si fueran de mantequilla y en un visto y no visto se plantaron en París.


Unas defensas con las que Charles de Gaulle no estaba nada de acuerdo y que, según cuenta la wiki,  fueron motivo de sus fuertes discrepancias con el mariscal Petain. De Gaulle tuvo la suerte de alejarse de Petain, poder pasar a Inglaterra y prolongar su brillante carrera militar y política hasta finales de los sesenta. A muchos jóvenes sólo les sonará De Gaulle por el aeropuerto que lleva su nombre al norte de París, pero en nuestra niñez era una de esas grandes figuras que gobernaban el mundo después de la Segunda Guerra Mundial.



Estremece pensar que esa insensatez humana llamada "guerra" pueda haber dado grandes profesionales de sus artes y estrategias. Pero puestos a situar su camaradería al margen de las causas a la que luego sirviesen, nada más lógico imaginar que su encuentro se produjera entre esos muros sobrios, amenazantes y de perfecta arquitectura de las fortalezas de la margen derecha del Danubio en Ingolstadt.


-----------------------------------------

Poco han durado mis imaginaciones... En español no era fácil averiguar la prisión donde se encontraron Tujachevski y De Gaulle, pero mi corresponsal en Ingolstadt se ha puesto a investigar rápidamente en la lengua del país y en un plisplas (porque Alemania es un país muy documentado) ha encontrado que no fue donde yo imaginaba sino en un fuerte llamado Prinz Karl situado a unos ocho kms del centro de la ciudad. Tomo prestada una foto de Panoramio (que aún funciona) y pongo la localización exacta en la pestaña del final del post. 


Bueno, la realidad siempre es más prosaica que la imaginación pero esta otra arquitectura militar semienterrada con paramentos de ladrillo también asusta (!). 

jueves, 9 de febrero de 2017

877 CON SEIS KILOS DE MANTECA



Mientras el anciano anarcocomunista Piotr Kropotkin se moría de hambre y avisaba a Lenin por carta de que la deriva que estaban tomando los acontecimientos en Rusia mancharía para siempre la idea comunista (y ahí se equivocaba), aparecieron por su casa dos españolitos con seis kilos de manteca, regalo de su camarada anarquista el ponferradino Angel Pestaña.


Los porteadores de la manteca eran el socialista moderado Fernando de los Ríos...:


... y el jarrero Daniel Anguiano (sí, porque nació en Haro aunque como era hijo de empleado del ferrocarril lo mismo le hubiera dado nacer en cualquier otra estación porque en su ajetreada vida no parece que se acordara nunca de su pueblo natal).


Habían ido los dos a Moscú en 1920 a ver si apuntaban el PSOE al Komintern o III Internacional, fundada por Lenin en 1919 para unir a todos los socialistas del mundo. Y mientras Fernando de los Ríos volvió escaldado de allí y dijo que nanainas (el relato que da su estancia en Moscú parece que es estremecedor: Mi viaje a la Rusia Sovietista), el hijo del ferroviario no hizo ascos a lo que vio (¿le gustarían las rusas?) y se apuntó a los que se salieron del PSOE para fundar el PCOE, luego PCE.

Viajar por toda Europa en tren y barco (llegaron por el Báltico) con seis kilos de manteca sin que se les echara a perder debió de ser toda una proeza, a menos que la compraran en alguna duty free a la entrada de Rusia... -aunque no parece probable esta segunda hipótesis porque el comercio había sido literalmente prohibido.

Como la mejor forma de aprender historia es fijar los hombres a los sitios, y la mejor forma de viajar es ver ciudades a través de las huellas que dejaron otros hombres más ilustres, cierro esta nota emocionado al ver que en la exuberante biografía que da la wikipedia de Piotr Kropotkin tuvo éste dos interesantes estancias en Neuchatel, Suiza, ciudad que casualmente visito yo con frecuencia. Aparte de interesarse por los avances anarquistas en la zona, es posible que en algún día claro viera desde Neuchatel estas montañas, y como apasionado de la geografía no se quedara indiferente:


Una semblanza más breve y crítica de Piotr Kropotkin puede encontrarse en Los Enemigos del Comercio vol II pag 480 y 481, a quien en lo personal Antonio Escohotado tilda de valiente, generoso, culto, pacífico, gentil y benevolente. Lo que no está nada mal. Otra cosa es lo que opina de su ideario... Pero bueno, con decir que Kropotkin fue amigo del cándido William Morris y que predijo que con el anarcocomunismo íbamos a trabajar sólo entre cuatro y cinco horas al día y no más de dos décadas antes de jubilarnos (¡a los cuarenta y cinco!) en el SPYP aplaudimos con ganas el envío de la manteca.



--------------------------------

Casualidad o no, ayer 10 de febrero del 2017 los amigos de la editorial Pepitas de Calabaza colgaron en su facebook un vídeo de youtube  con el documental sobre el entierro de Kropotkin. Son unas imágenes tan fascinantes que no puedo por menos que insertarlas aquí. Gloria de internet:





martes, 7 de febrero de 2017

876. COMUNISMO



Se celebran este año los cien desde que el "comunismo" tomó el poder en Rusia y se hace obligado estudiar su historia. Hace cuarenta años todo el mundo estudiaba el comunismo como una ideología sin saber apenas nada de los acontecimientos que llevaron a dicha palabra al poder en el país más grande del mundo. La apertura de los archivos a partir de los años de la glasnost, el hundimiento institucional del proyecto político comunista (1989) y la perspectiva que dan cien años empiezan a ofrecer unos resultados tan demoledores que uno se pregunta cómo es posible que la palabra COMUNISMO pueda aún correr libremente por el mundo libre sin equipararla cuando menos al terror y al totalitarismo de las otras palabras ya condenadas y usadas incluso como insultos: NAZISMO O FASCISMO. Supongo que porque la gente no tiene ganas de estudiar historia.

Tomado el poder por los bolcheviques y puesto en marcha el terror rojo, la más acertada definición  del comunismo que ofrecen aquellos primeros años posteriores a la así llamada "revolución del 17" pudiera ser la que dio el creador de la Cheka Félix Dzerzhinski:



“Se ha de inculcar en todos los ciudadanos la sensación de que pueden ser detenidos y fusilados en cualquier momento y por cualquier motivo”

Sólo le faltó decir: y cuando digo todos, digo todos.


-----------------------------------------------

PS: viene esto a cuento de que los periodistas siguen preguntando a los líderes del movimiento político llamado PODEMOS si son "comunistas" o no, sin que ni los interlocutores ni los oyentes se escandalicen por el mero hecho de que se haga esta pregunta. 





¿Alguien se imagina que un periodista le preguntase a Rajoy o a Albert Rivera. ¿se siente usted nazi? y le contestara: "estoy orgulloso de haber sido un joven nazi", o por ejemplo "claro, soy nazi, pero como candidato a presidente del gobierno no puedo ponerme una etiqueta así..."?


domingo, 5 de febrero de 2017

875. GAY TALESE - 1980 - LA MUJER DE TU PROJIMO



¿Faltaríamos a los principios del SPYP (martillo de políticos y periodistas) si por un día o una vez hiciéramos héroe SPYP a un periodista? Faltaríamos a nuestros principios, claro que sí. Pero como faltar a los principios cuando hay otros principios más principales no es malo del todo, hoy vamos a hacer héroe spyp a Gay Talese porque a pesar de ser periodista ha conseguido durante la pasada semana que cada día sacara yo tiempo de no sé donde para leer LA MUJER DE TU PROJIMO y que acabara sus 538 páginas de letra diminuta antes de lo que hubiera querido.


No espere el ávido lector del SPYP que haga yo ninguna reseña del libro, porque las reseñas hay que pagarlas con dinero y no hay dinero para pagar mis reseñas -no porque pida mucho por ellas sino porque no hay nadie dispuesto a pagar por una reseña mía. A lo que vamos: lo que yo pongo en el SPYP son cuatro recuerdos o cinco fotos a modo de señuelos de un diario abierto, que es lo que dicen que eran los blogs. Los libros que leo los dejo subrayados, por lo que la mejor de mis reseñas seguramente sería la lectura de un libro que ya haya leído. Lo único que añado aquí es que leer en la era de internet es un gran placer porque los libros se convierten en guiones de decenas de búsquedas y de pequeñas investigaciones.  O en el caso de LA MUJER DE TU PROJIMO, de remoción de recuerdos, porque la historia de la revolución sexual es la historia de mis días, de mis años y de muchas de mis lecturas y personajes favoritos en el así llamado "crecimiento personal". Uno de los personajes centrales del libro, Huf Heffner, ya había salido en este blog y hasta le habíamos hecho héroe SPYP (título que por poco se lo quito cuando leí la traición que le hizo a Hamling (pag 365) pero de Diane Webber yo no sabía nada y por eso pongo una de sus fotos más famosas. Afrodita con jarrón (el título es mío). La foto no he logrado saber de quién es (la quito en cuanto me digan que tiene derechos y que hay que pagar por ponerla en mi diario):


La comuna de "los perfeccionistas" de John Humphrey Noyes salía mencionada en la pag 91 del vol II de LOS ENEMIGOS DEL COMERCIO. Pero el relato de Talese es casi un tratado. Aquí el célebre Noyes:


Y aquí un libro sobre la Comunidad Oneida en el que supongo que también se contará con más detalle que en el libro de Talese sobre cómo pasar de la experiencia del Amor Libre a la exitosa fabricación de cucharas:


Mi personaje favorito del libro es sin lugar a duda Barbara Williamson, de la que no he encontrado mejor foto que esta:


Bueno, sí, esta otra, pero es un poco confusa:


La anécdota que se cuenta en la página 315 es merecedora de cita íntegra: "En una ocasión, mientras conducía por el cañón, Barbara vio a una mujer que se defendía contra un hombre que la molestaba a un lado del camino. Era evidente que trataba de violarla. Bárbara detuvo su coche en la cuneta, saltó de su vehículo y se dirigió intrépidamente al hombre gritando: "¡Déjela en paz! ¡Si quiere follar con alguien, puede follarme a mí!". El hombre, atónito, se sintió intimidado de inmediato y escapó". Gran mujer Bárbara.



El rey de Sandstone no era Bárbara, claro, sino su marido John Williamson (arriba), y cuando Talese fue a verlos lucía tal que así:


Con mucha razón le preguntaban por qué no había ido con su mujer. Hombre, después de lo que cuenta en el libro que le pasó al jeta de John Bullaro (de quien no he encontrado foto) se ve que el muy canalla tomó sus precauciones, ja ja ja.


Los capítulos más rollazos del libro son los que tienen que ver con los líos judiciales, pero al fin y al cabo ese es el eje que vertebra el avance de la revolución. Al Goldstein, el creador de la descarnada revista Screw también se vio envuelto en ellos pero yo le recordaré más bien por sus comentarios y calificaciones a las casas de masajes jes jes jes.


Alex Comfort y EL GOCE DE AMAR llegó a nuestras vidas justo cuando la apertura política lo hizo posible. Ni idea de que había pasado por Sandstone pero un placer saludarle ahora, aunque ya muriese en el 2000.


Otra de las egregias visitantes de Sandstone fue Sally Binford. Su despedida en 1993 (pag 513) estremece un poco pero sus últimas palabras escritas, supuestamente referidas a la edad en que se quitó la vida, no pudieron ser más sugerentes: Toujours soixante-neuf. 



Otra de las heroínas del libro es BETTY DODSON de quien ya tenía un libro de los que compré por el título y no por la autoría. Su sonrisa es el resultado de toda una vida de lucha por el placer:


En fin, si todo esto y mucho, mucho más (que de momento se queda en los subrayados) es lo que nos trajo Gay Talese en LA MUJER DE TU PROJIMO, bien se le puede perdonar que sea periodista.

Y ahora una queja (¿un poco de reseña?): el libro está mal capitulado. Cuando vuelva a leerlo (porque es uno de esos libros que dan ganas de releer) prometo poner un poco de orden en los capítulos.

Y una nota personal: yo solía decir que nací con el rock and roll, es decir el mismo año en que Elvis Presley grabó su primer disco. Pero 1953 no solo fue el año en que murió Stalin, biennnnn, también fue el año en que salió a la venta el primer PLAYBOY. ¡Qué gran fecha 1953! 

sábado, 4 de febrero de 2017

874. UN EVEREST DE SABIDURIA



Estando aislado cerca de Perpignan, en el verano del 2009, conseguí leer de un tirón el primer volumen de LOS ENEMIGOS DEL COMERCIO.


Lo hice como un atracón de historia sobre la antigüedad cuando no era consciente aún del grandioso proyecto de sabiduría en el que me había metido. Adquirí el segundo volumen en cuanto lo publicó Escohotado pero estuvo mucho tiempo a la espera en la estantería de la biblioteca hasta que el verano pasado me lo llevé como único libro a las vacaciones en la Isla de Reunión y me puse al día en la revolución francesa y en el pavoroso siglo XIX.


Empezado el 2017, el año de la revolución comunista, he comprado el tercer volumen y esta vez he empezado a leerlo poco a poco, dos o tres páginas por día, deteniéndome en los personajes, los lugares, las citas de los volúmenes anteriores...,  como quien ya disfruta del éxito de la expedición y no tiene prisa alguna por llegar al final. El final ya se sabe y los acontecimientos son tan próximos que casi estás leyendo sobre tu propio tiempo.


Hasta aquí hemos llegado. A un tiempo en que el mercado capitalista ha llegado a poner el precio del dinero en cero y una de dos, o la historia se ha parado y vamos a ser ya felices para siempre, o viene pronto una hecatombe.

Muchos no podréis poneros a leer estos tres grandes libros (escritos en muchos tramos con un lenguaje excesivamente abstracto, irritante o sarcástico más propio de artículos de lucimiento que de verdadera pedagogía  / como una gran montaña en la que se pierden los senderos...) por vuestras muchas ocupaciones. Tiempo habrá, que la vida es larga. Pero para haceros una idea del alcance de la obra, está bien escuchar esta media hora de diálogo entre Federico Jiménez Losantos y el autor que promete dos capítulos más (aunque Jiménez Losanto está bastante pesadito y hasta irritante cortando a Escohotado más de la cuenta).